Spider-Man: Un Nuevo Universo

Crítica de Tomás Ruiz - EL LADO G

La historia más ambiciosa del arácnido abre el repertorio de personajes, con un gran acierto en cuanto a la dirección y su desarrollo visual. Con un guión de lujo como gran soporte, Miles Morales tiene servido en bandeja ganarse la total aceptación del público.

Si hay un superhéroe al que todo amante de las historietas y películas pone sí o sí en su top de personajes ese es Spider-Man, El Hombre Araña, Peter Parker o como más les guste llamarlo. La historia del joven, que fue mordido por una araña modificada genéticamente, la cual transfirió sus capacidades y afectó para siempre al adolescente, ha sido adaptada muchas veces en la pantalla grande y dentro de ellas, pueden gustar más las de Sam Raimi con Tobey Maguire, las fallidas de Andrew Garfield o el último gran re-lanzamiento del arácnido dentro del universo cinematográfico de Marvel, con Tom Holland a la cabeza. Pero todo esto, es solo un pequeño segmento de lo que el personaje favorito del difunto Stan Lee significa. Generalmente, las aventuras de Spidey son las primeras que uno elige para leer y es con el personaje que uno más rápido se puede sentir identificado de algún modo, en mayor o menor medida claro. Al tener este gran punto su favor, la historia de Peter ha sido reseteada en varias ocasiones en las viñetas teniendo así, un montón de desopilantes aventuras, donde en todas había un hecho en particular que cambiaba para siempre la historia del joven fotógrafo: la muerte del Tío Ben. Un suceso que definiría para siempre la postura de Peter con respecto a lo que el podía hacer con las habilidades que le fueron otorgadas.

Ahora bien, en 2008 y en tiempos de la asunción presidencial de Barack Obama en Estados Unidos, Marvel decidió hacer un re-lanzamiento en la viñetas contando la historia de otro Spider-Man, pero sin cambiar lo atrayente del personaje. Que el elegido en cuestión pueda seguir representando a los miles de lectores que solía tener Peter Parker. Este nuevo personaje, es Miles Morales. Un chico de clase media, hijo de padre afroamericano y madre puertorriqueña que sufrió el mismo destino que Peter y la araña radioactiva y con quien comparte, entre otras cosas, un amor por la ciencia muy grande. También tienen diferencias, como por ejemplo el disfrute y la pasión por el arte callejero, el playground y todo lo que sea más de “calle”. Y esto es un poco de lo que se muestra en Spider-Man: Un Nuevo Universo (Spider-Man: Into the Spider-Verse) la película que contará como Miles (Shameik Moore) se convirtió en el amigable Hombre Araña. Pero claro que el camino no será fácil y por suerte, Miles no estará solo, porque luego de observar como Wilson Fisk/Kingpin (Liev Schreiber) se encargase de liquidar al Peter Parker (Chris Pine) de su tierra, un abanico de personajes arácnidos como Spider-Woman (Hailee Steinfeld), Spider-Man Noir (Nicolas Cage), entre otros, son desplegados para ayudar a Miles a afrontar su futuro como defensor de New York y lograr que él pueda convertirse en el Spider-Man que el pueblo necesita.

La película está dirigida por un trío compuesto por Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman (quien también escribe junto con Phil Lord), y la verdad es que pocas veces se han visto películas dirigidas por tantas personas en donde todo, absolutamente todo salga bien. Spider-Verse es una maravilla visual y narrativa, que utiliza a la perfección el hecho de ser una película animada combinando animaciones. Por momentos hay 2D, por otros 3D y ese ida y vuelta logra que por momentos realmente estemos viendo un cómic virtual, por decirlo de alguna manera. La interacción con el espectador comienza desde el momento inicial. Desde los créditos, dan a entender que no va a ser una película animada más, va a ser revolucionaria y sin ningún tipo de precedente. Claro que no solo lo visual es para destacar, la música y la banda sonora están elegidas a la perfección, elemento fundamental para que se pueda empatizar con el personaje de manera efectiva.

En cuanto al guión, ese sostén fundamental que toda buena película debe tener en orden, es un lujo literario. La película se burla todo el tiempo con el espectador sobre todos los temas que se les puedan ocurrir. Juega con los más fanáticos del arácnido y con los menos, explora y no para de jugar con viejos elementos de la cultura pop que tienen al buen Spidey como protagonista y la cantidad de referencias son incontables. También, al tratarse de un personaje “nuevo” se podría haber esperado que el camino que transcurre nuestro héroe novato fuera tedioso y previsible, y la verdad es que no lo es. Uno se puede sentir identificado con Miles, alguien que no solo no le escapa a su responsabilidad, sino que la acepta, incluso, hasta sin saber como reaccionar ante las situaciones limites que le llegarán. La construcción de los personajes es impecable, determinando en muy poco tiempo sus pretensiones y fines, y que cada decisión que toman va de la mano con lo que son.

Siguiendo con los personajes, la realización y caracterización de algunos en particular es un hallazgo que muy posiblemente sea aprovechado a futuro. El casting de voces de todos los personajes es un plus que no se puede evitar mencionar. Y así como pasó con La Gran Aventura LEGO (2014) y esa versión de Batman por ejemplo, es muy probable que personajes que aquí aparecen, en el corto o mediano plazo, también tengan más lugar en las pantallas (Spider-Man Noir, por ejemplo).

De esta manera Spider-Man: Un Nuevo Universo, logra concretar todo lo que se venía hablando de ella en Estados Unidos. No por nada ganó el premio a mejor película animada en los Golden Globe y estuvo considerada como una de las mejores películas del año 2018 en general, para la gran mayoría de los críticos especializados de aquel país. Cada uno tendrá su Spidey favorito, Maguire, Holland, el de la serie de los 90s o el de los súper amigos en los 80 (seguí participando Garfield), pero aquellos que más saben del arácnido, han catalogado esta peli e historia como “La mejor película de Spider-Man“, “El Spidey de Miles, es el definitivo” y un poquito de razón tienen. Seguramente se vendrán secuelas y diferentes spin-offs, los esperamos con los brazos abiertos.

El Prode de los Oscars