Escribir en el aire

Crítica de Diego Batlle - La Nación

Paula de Luque es, además de guionista y directora de cine y televisión, una reconocida bailarina y coreógrafa. Por eso, como forma de conjugar ambas pasiones, su carrera incluye varios trabajos ligados a la videodanza. En Escribir en el aire, la realizadora de El vestido, Juan y Eva y La forma de las horas se acerca al arte, la vida y el pensamiento del legendario Oscar Araiz.

Próximo a cumplir 80 años, este pionero y referente insoslayable de la danza contemporánea charla de manera relajada e inteligente a la vez con otras figuras de las dimensiones de Renata Schussehim, Ana María Stekelman, María Julia Bertotto y Miguel Angel Elías en un documental que se interesa más en lo sensorial y en el proceso creativo (se muestra a su compañía bailando las coreografías por él concebidas) que en el documental estrictamente biográfico, por lo que el público potencial podría limitarse a aquellos iniciados en la disciplina.

De todas formas, la lírica voz en off a cargo del propio protagonista y algunos elementos dramáticos (como una suerte de conversación a distancia entre el hombre consagrado de la actualidad y el Araiz niño que soñaba con incursionar en el arte) le otorgan a Escribir en el aire (impecable en todos los rubros técnicos) una dimensión más emotiva que en otros pasajes se extraña un poco.

El Prode de los Oscars