El país de las últimas cosas

Crítica de Rolando Gallego - Lúdico y memorioso

Basada en la novela homónima de Paul Auster, Alejandro Chomski construye una potente distopía en donde el valor de la vida está asociado a la explotación de cuerpos y cualquiera puede morir por un par de zapatos. Correcta propuesta con una interpretación única de Jazmín Diz.

El Prode de los Oscars