Un lugar en silencio: Parte II

Crítica de Pablo O. Scholz - Clarín

No hablés más fuerte, si no te escuchan

Los monstruos de oídos agudos y sin ojos siguen acechando a los Abbott, que deben salir a buscar otro refugio.

Luego del muy buen gusto que nos quedó tras la primera Un lugar en silencio, un thriller que se tocaba con el filme de horror, y en el que apenas había unas pocas líneas de diálogo, ¿qué esperar de una continuación?

¿Hacía falta?

Los fans querían ver en qué quedaba la familia Abbott, atacada por siniestros monstruos que atacan ante el menor sonido, y los productores, recaudar más dinero (la original costó US$ 17 millones y cosechó 350 millones en todo el mundo).

Cillian Murphy ("Peaky Blinders", por Netflix) se suma a Emily Blunt en la secuela. Foto UIP
Cillian Murphy ("Peaky Blinders", por Netflix) se suma a Emily Blunt en la secuela. Foto UIP

Como Regan, la hija mayor, es hipoacúsica, los Abbott resolvieron de antemano esto de comunicarse sin emanar sonidos, y por el lenguaje de señas. Se la estuvieron arreglando bastante, bastante bien. El implante coclear de Evelyn, por ejemplo, también sirve para alejar a las bestias si se amplifican sus frecuencias sonoras.

Mejor que no lo pierda.

La granja ya no es un lugar seguro, y hay que buscar otro refugio. Foto UIP
La granja ya no es un lugar seguro, y hay que buscar otro refugio. Foto UIP

Ya no está papá Lee (Krasinski, esposo en la vida real de Emily Blunt, y director de la primera y de esta segunda parte) y el final de la primera parte nos había dejado en suspenso.

Suspenso es lo que abundaba en el estreno de 2018, y también en éste. Claro que el efecto no es el mismo, porque lo que parecía original, al volverse sobre el mismo asunto, no cansa, para nada, pero tampoco tiene el mismo resultado.

Blunt ("El regreso de Mary Poppins") con Noah Jupe ("The Undoing", "Ni un paso en falso"). Foto UIP
Blunt ("El regreso de Mary Poppins") con Noah Jupe ("The Undoing", "Ni un paso en falso"). Foto UIP

Empiezan en el mismo lugar
Las dos películas se inician casi en el mismo lugar, pero en dos líneas de tiempo diferentes (los que vieron la primera, presten atención cuando el padre pasa por el mercado, lo que se ve en un estante…).

Estos alienígenas de los que escapan los Abbott, los Costello y todas las familias en el pueblo y más allá, tienen oídos muy agudos, por lo que no hay que hacer ningún sonido ni ruido, porque al no tener ojos, se manejan por lo que escuchan para atrapar y matar a sus presas. Son depredadores sin ojos, porque provienen de un planeta en el que no habría luz. Y llegan a partir de meteoritos, huyendo de su planeta cuando éste queda destruido.

Millicent Simmonds, que es sorda, había actuado en "Wonderstruck", de Todd Haynes. Foto UIP
Millicent Simmonds, que es sorda, había actuado en "Wonderstruck", de Todd Haynes. Foto UIP

El primer ataque -que es anterior a lo que vimos cuando empezaba la primera película, o sea que la Parte II empieza como una precuela de la Parte I, y luego se convertirá en secuela- comienza cuando los Abbott están viendo cómo Marcus, el que era el hijo menor, está al bate de un partido de béisbol.

Lo que sucede es, casi, calcado del ataque del Tiburón de Spielberg en la playa de Amityville, el feriado del 4 de julio. Todos a correr.

En esta secuela los hijos de la familia tienen un rol preponderante. Foto UIP
En esta secuela los hijos de la familia tienen un rol preponderante. Foto UIP

No se puede decir que los Abbott no hayan vivido en una burbuja (sanitaria o no), pero ha llegado el momento de salir a buscar otro albergue.

Ahora, en los que sería el tiempo presente, Evelyn (Emily Blunt), Regan (Millicent Simmonds), Marcus (Noah Jupe) y el bebé recién nacido, salen a buscar un nuevo lugar en el mundo. Y allí es donde se cruzarán con Emmett (el irlandés Cillian Murphy, Thomas Shelby en Peaky Blinders), que tiene más recaudos que ellos, porque la gente se está volviendo loca.

El encierro también es uno de los temas que aborda el filme de John Krasinski. Foto UIP
El encierro también es uno de los temas que aborda el filme de John Krasinski. Foto UIP

Nadie confía en nadie.

Y habrá muestras de sobra.

Emmett (el irlandés Cillian Murphy) ¿esconde algo? Foto UIP
Emmett (el irlandés Cillian Murphy) ¿esconde algo? Foto UIP

Lo dicho, en voz baja o susurrando: Un lugar en silencio Parte II no llega a entusiasmar tanto como la primera, pero depara alguna que otra sorpresa como para asustarse y esperar a ver la tercera (y última de la saga) y antes, el spin-off que estrenará en dos años.

Resumen de críticas