Soy tóxico

Crítica de Catalina Dlugi - El portal de Catalina

La película de Pablo Pares y Daniel de la Vega en la dirección, guionistas junto a Paulo Soria, nos ubica en un mundo post-apocalíptico donde nuestra tierra es utilizada por países poderosos para vaciar cargamentos  de residuos tóxicos que todo lo envenenan. El protagonista se despierta rodeado de cadáveres y mugre, no recuerda porque está ahí, ni siquiera cual es su identidad. Pronto los pocos sobrevivientes  humanos que desesperados se alimentaron de cadáveres se transforman en una suerte de zombies, que fueron bautizados como “Secos”. En ese mundo destruido, sin ley y sin esperanza será rescatado por un misterioso individuo que lo lleva con su clan, un grupo de sádicos. Especialmente con ese sobreviviente bien interpretado por Esteban Prol y el jefe de los perversos encarnado con eficacia por Horacio Fontova transcurre un film donde se revelaran algunas verdades terribles. Bien ambientado, con rubros de dirección artística, maquillaje, peinado y vestuario que con pocos recursos valorizan la producción, el film entretiene, redondea toda una concepción de un futuro aterrador, regido por el “sálvese quien pueda”. El resto del elenco muy bien elegido, como Fini Bocchino (Hija de Andrea Frigerio), Sergio Podeley y Gastón Cocciaralle se lucen tanto como Fontova y Prol.

El Prode de los Oscars