Raya y el último dragón

Crítica de Diego Curubeto - Ámbito Financiero

No hay grandes novedades estéticas ni conceptuales en esta nueva producción de Disney, pero sí algunos personajes divertidos y sobre todo algunas escenas entretenidas. La trama se parece mucho a los últimos éxitos del estudio, incluyendo una princesa, la Raya del título, que debe hacer un heroico viaje para salvar a su padre de un poder maligno. El viaje tiene como fin encontrar a un dragón, aparentemente el último en su especie.

Ambientada en el reino ficticio de Kumandra, una especie de sudeste asiático lleno de seres y situaciones sobrenaturales, los puntos fuertes de “Raya” son los coloridos paisajes animados y el humor, empezando por el personaje del dragón que no es exactamente lo que se esperaba de él, lo que da lugar a situaciones muy divertidas. Luego el argumento recorre lugares muy conocidos por todo aquel que haya visto una producción animada de Disney en los últimos tiempos, pero a su favor se puede decir que las escenas de acción son vertiginosas y a veces impresionantes, y muy bien filmadas técnicamente por el equipo de cuatro codirectores. Otro punto es la sobria banda sonora de James Newton Howard que afortunadamente apenas incluye un par de canciones.

Resumen de críticas