Raya y el último dragón

Crítica de Catalina Dlugi - El portal de Catalina

Una gran producción de Disney Animation, con protagonistas femeninas adultas, cuestiones de convivencia y adaptación, cultura oriental,  y un despliegue visual impresionante. Dirigida por Don Hall (Moana) y Carlos López Estrada, de los mismos productores de Zootopia, con libro de Qui Nguyen y Adele Lim es una película dedicada al público global, con acento en el sudeste asiático. Un lugar de ensueño con colores entre azulados, verdes y violetas, un reino con problemas porque perdieron a sus dragones protectores y solo les queda una piedra mágica que usada en conjunto puede obrar milagros. Pero el sueño del arreglo pacífico que falla y comienza la aventura. Dos heroínas adultas se enfrentan: la del título y Namaary, en un acción al estilo de Indiana Jones, con una amenaza que convierte en piedra a quien toca, que es nebulosa amatista con rulos negros. Pasan los años y las heroínas vuelven a enfrentarse con sus aliados. Raya con un mágico animal y  y un variopinto grupo, Namaary con sus gatos inquietantes y gigantes. Momentos de lugares comunes no faltan pero el dinamismo gana y la animación es atractiva, colorida y envolvente. Los dragones tienen algo de los ponis pero sobresalen por su belleza. Ideal para un plan familiar que disfrutara muy especialmente la visión en una sala de cine.

Resumen de críticas