Emilia

Crítica de Pablo E. Arahuete - CineFreaks

Volver y revolver.

En la dinámica del personaje que regresa a su lugar de origen se yuxtaponen dos anhelos que paradójicamente encierran el pretexto de la fuga: uno espera encontrar aquello que perdió, a la vez que necesita descubrir algo nuevo para convencerse de haber regresado.

Por lo general, en la vida real no ocurre ni una cosa ni la otra y el pasado es ese eterno retorno que cada vez orada y realimenta la necesidad de revolver para en definitiva no volver.

A grandes rasgos eso es Emilia, ópera prima de César Sodero protagonizada por Sofía Palomino, en quien recae prácticamente toda la carga dramática y la responsabilidad de sostener un personaje que parece guiado por un instinto de romper normas y moldes; mandatos culturales y encontrar siempre la excusa para huir.

Se trata de una película sobria, con un ritmo pausado pero que no cae en la tentación del letargo contemplativo para generar no necesariamente empatía entre personajes, sino una fina sintonía con las emociones.

El Prode de los Oscars