El silencio del cazador

Crítica de Gabriel Piquet - Funcinema

THRILLER EN LA SELVA

Un guardaparque, su novia y un amigo de la infancia de ambos irán incrementando las rispideces que tienen. En el medio de todo esto, en la selva, la presencia de un animal acecha la zona y está matando a los otros animales del lugar. El silencio del cazador es un thriller, pero también tiene varias capas que la pueden vincular con otro tipo de películas, especialmente con cierto tipo de policial en ambientes selváticos que tiene fuerte raigambre en nuestro cine (recientemente se estrenó Al acecho, por ejemplo) y que Martín Desalvo recrea con astucia.

El silencio del cazador avanza sobre diversos asuntos que se relacionan y fluyen narrativamente. La historia de amor no terminada entre el polaco (gran actuación de Alberto Ammann) con Sara (Mora Recalde), pareja del guardaparques (Echarri). Las diferencias sociales entre los nativos y los colonos en la provincia de Misiones, lugar donde se desarrolla la película. Diferencias entre los cazadores y los que tienen que proteger el parque, haciendo ingresar el tema ecológico y ciertos niveles de corrupción interna en las áreas correspondientes.

La película de Desalvo va generando climas de tensión y el ambiente se carga lentamente, aunque nunca termina de explotar. La selva se vuelve un protagonista más y, sobre el final, hay una gran escena que hace recordar algo del western clásico. Otro de los puntos a favor de la película es que todos los integrantes del elenco que son de Buenos Aires incorporan la típica tonada de Misiones, sumándole credibilidad. Y este es un gran acierto del realizador, por la importancia que tienen algunos diálogos, eludiendo porteñismos que nos hubieran sacado fácilmente de la película.

Resumen de críticas