Akelarre

Crítica de Laureano Manson - MDZ Online

El siempre inquieto director mendocino Pablo Agüero viene de conquistar un doble hito con su película más reciente, Akelarre. Cosechó cinco galardones en la edición más reciente de los premios Goya, y viene de arrasar en Netflix con este inquietante film inspirado en una horrorosa cacería de brujas desatada en el País Vasco en el año 1609.

Al igual que en Eva no duerme, el guionista y realizador se muestra más interesado en hacer una actualizada interpretación de un hecho histórico, que en atarse al rigor historicista en aras de un producto de manual. En Akelarre, Agüero propone un puente entre aquel pasado ultra patriarcal de antaño, y la lucha por el empoderamiento feminista tan característica de los tiempos que corren. El gran triunfo de nuestro coterráneo consiste en llevar adelante tal premisa sin subirse a la ola del panfleto discursivo al que tantos cineastas han adscripto en aras de estar en sintonía con el "girl power".

En tiempos de la inquisición, un juez (Alex Brendemühl) y un consejero (Daniel Fanego) llegan hasta el País Vasco con una orden del rey que consiste en "sanear" aquel territorio. Basada en el libro que escribió Pierre Rosteguy de Lancre, quien estuvo a cargo de numerosas sentencias a la hoguera de personas acusadas de brujería, esta película parte de una premisa documental pero desde el primer minuto nos envuelve en una concepción visual que remite a una fábula tenebrosa.

Un grupo de chicas adolescentes son atrapadas mientras cantan y bailan en el bosque. Según el juez y sus acompañantes, esta reunión sería nada más y nada menos que un festín demoníaco. A partir de aquí, las jóvenes son sometidas a una serie de cruentos interrogatorios con el fin de que confiesen detalles del sabbat, ritual en el que el diablo se aparea con sus seguidoras. Dispuestas a salvar sus vidas, ellas seguirán atentamente el plan de Ana (superlativa Amaia Aberasturi), que consiste en inventar una serie de episodios satánicos para así atrapar la atención del enviado de la corona, y ganar tiempo hasta que sus maridos lleguen de pescar en el mar y puedan ir en auxilio.

Si el primer tramo del film está dominado por una pátina de realismo estilizado, luego el relato se zambulle en las arenas de la sugestión y adquiere una dimensión que admite varios enfoques. Lejos de ir por una historia concluyente, Pablo Agüero se inclina al territorio del asombro y los interrogantes. Después de todo, para aquellos sombríos hombres las mujeres constituían un misterio. Y para ese puñado de chicas en resistencia, la iniciativa de salvar sus vidas era una lucha con final incierto.

Akelarre / España-Argentina-Francia/2020 / 91 minutos / Apta para mayores de 13 años con reservas / Dirección: Pablo Agüero / Con: Amaia Aberasturi, Alex Brendemühl, Daniel Fanego, Yune Nogueiras y Garazi Urkola / Disponible en Netflix, Cine.ar y Cine Universidad (Nave UNCuyo)

Resumen de críticas