Roma

Crítica de Manuel Germano - Ociopatas

CINE: “ROMA”, DE ALFONSO CUARÓN.

29 diciembre, 2018
Editar
Después de una larga conversación con Libo, una mujer de origen mixteca que fue su niñera de la infancia, Alfonso Cuarón escribió un guión minucioso e íntimo, y se dispuso a filmar una película dolorosamente autobiográfica, consagrada por la crítica (no toda), que se transformó en una obra de arte universal casi sin proponérselo por aquello que dijo Tolstoi: “Pinta tu aldea y pintarás al mundo”.

La película plasma una serie de escenas de la vida cotidiana centradas en Cleo (exquisita y conmovedora actuación de Yalitza Aparicio en el rol de la niñera), y alrededor de ella, como en círculos concéntricos, de una familia, que habita en una casa de la Colonia Roma en el DF de México en la década de 1970. Cuarón se obsesionó por reconstruir sus recuerdos de esa vida de clase media, ese mundo de la infancia con perro, abuela, hermanos, escuela, donde parece que no pasa nada pero se desatan las catástrofes que nos atraviesan y nos marcan, casi sin que nos demos cuenta, diluidas en juegos en el patio bajo la lluvia a la hora de la siesta.

El ganador del Oscar (“GRAVEDAD”), decidió filmar en secuencia cronológica e ir compartiendo el guión día por día, para que su elenco y su equipo no supieran lo que iba a pasar al día siguiente, como en la vida misma; filmó en un bellísimo blanco y negro, como para transformar la bruma de los recuerdos en un personaje que interactúa con los protagonistas, y el trabajo con el sonido logra que el espectador se sienta un habitante más de la casa.

El director muestra pinceladas de la vida socio política de esos convulsionados años de la historia mexicana vista a través de los ojos de Cleo, pero logra un verdadero vuelo artístico ahondando en lo más puro y más humano de los personajes en ese universo ordinario, profundo y personal de los habitantes de la casa, con una potencia poética que me recordó la escena final con el “Rosebud” en El Ciudadano, de Orson Wells, o el clima y el simbolismo casi ominoso de La Ciénaga, de nuestra maravillosa Lucrecia Martel.

Si bien no ha sido aclamada en forma unánime, ya que parte de la crítica la considera lenta, aburrida y con una endeble estructura narrativa, Roma se consagró como Mejor Película en el Festival de Venecia y es la gran candidata al Globo de Oro y al Oscar en la categoría de Mejor Película de Habla no Inglesa.
No dejen de ver esta emocionante oda a la nostalgia que los va a conectar con chispazos de infancia propia aunque no se hayan criado en Ciudad de México. Y si pueden véanla en una sala de cine: hay funciones gratuitas en el auditorio del Malba y también se proyecta en el Bama Cine Arte todos los días a las 22hs hasta el jueves 3 de Enero de 2019.

Calificación: Excelente
Cecilia Della Croce – TW: @cecidepalermo/ IG: @cecidepalermook para OCIOPATAS

El Prode de los Oscars