La mula

Crítica de Alina Spicoli - Estrelladas TV

Un inesperado empleo

“La Mula” (The Mule, 2018) es una película dramática dirigida, producida y protagonizada por Clint Eastwood. Inspirada en el artículo de The New York Times “The Sinaloa Cartel’s 90-Year Old Drug Mule”, escrito por Sam Dolnick, el guión estuvo a cargo de Nick Schenk. Completan el reparto Bradley Cooper, Michael Peña, Andy García, Dianne Wiest (La Extraña Vida de Timothy Green), Taissa Farmiga (The Bling Ring, La Monja), Alison Eastwood (hija de Clint), Laurence Fishburne, Noel Gugliemi y Eugene Cordero.

En el 2017, el negocio del horticultor Earl Stone (Clint Eastwood) llega a su fin debido a los avances del Internet en cuanto a las compras online. Sin tener adonde ir, el ex veterano de guerra decide presentarse en la celebración de compromiso de su nieta Ginny (Taissa Farmiga). Como era de esperarse, no es bien recibido ni por su ex esposa Mary (Dianne Wiest) ni por su hija Iris (Alison Eastwood), ya que los últimos años el anciano nunca estuvo presente en el ámbito familiar. Antes de que Earl se suba de nuevo a su camioneta, un invitado de la fiesta se le acerca y, al notar todas las etiquetas que tiene pegadas en su vehículo sobre la cantidad de lugares que visitó, le propone un trabajo como transportista. Sin nada que perder, Stone se presenta en la dirección que le dejó ese hombre. Desde ese momento, y sin darse cuenta de lo que está llevando en un principio, el “Tata” será el encargado de realizar variadas entregas de cocaína a un cartel mexicano.

Clint Eastwood vuelve a ponerse delante de las cámaras después de “Curvas de la Vida” (Trouble with the Curve, 2012), esta vez con un proyecto basado en la historia real de Leonard Sharp, hombre que según las autoridades de Detroit protagonizó una de las mayores operaciones de tráfico de drogas en Estados Unidos. Con ganancias de un millón de dólares al año, la vida de Sharp a sus 80 años resultaba más que interesante para ser llevada a la pantalla grande.

Con un guión eficaz que contiene varios comentarios graciosos e irónicos sobre la tecnología y la diferenciación entre los yankees negros y blancos, la película busca dejar en claro lo mal que está priorizar el trabajo por sobre la familia. Con respecto a esto, a medida que avanza el relato se puede notar el click que hace el protagonista ya que el anciano reflexiona y cambia de parecer sobre sus acciones en un momento cúlmine.

Por otro lado seremos testigos de la labor del nuevo agente de la DEA Colin Bates (Bradley Cooper) que, gracias a la información brindada por uno que opera dentro del cartel de Sinaloa, buscará dar con Earl y acabar de una vez por todas con la ilegalidad. No obstante la película llega a sentirse un poco larga al no tener tanto contenido por mostrar. Esto hace que las diversas entregas de cocaína se vuelvan más de lo mismo sin aportar nada diferente aparte del atractivo de que Earl hacía sus propias paradas y recorridos.

A pesar de contener escenas completamente innecesarias entre el protagonista y un par de mujeres, “La Mula” es un film correcto gracias al desempeño de Eastwood. Aunque no esté entre sus mejores producciones, Clint logra que nos sea fácil empatizar con el “Tata” de Illinois.

El Prode de los Oscars