Jefa por accidente

Crítica de Santiago García - Leer Cine

Jennifer Lopez no tiene una de las mejores filmografías que una estrella pueda tener, aunque ha logrado hacer algunas buenas películas, en general su trabajo ha estados dentro de la medianía del cine de Hollywood. Su carisma y fotogenia han hecho la diferencia, pero un repaso por sus títulos no merece más que rescatar un puñado de títulos, en general en un protagonismo compartido. Jefa por accidente (esos títulos locales, por favor, que vergüenza) es un regreso al largometraje y a la comedia, luego de varios policiales y un paso por la televisión.

Second Act cuenta la historia de Maya (Jennifer Lopez) una empleada de supermercado, cansada de su trabajo, que al no recibir un ascenso por no tener estudios universitarios entra en crisis, amargada por su presente y su futuro. Pero la comedia aparece en forma de amigos que le arman un curriculum falso y unas cuentas en redes sociales que muestran una vida y unos contactos que ella realmente no tiene. De esa manera consigue un trabajo extraordinario, pero ahí recién empiezan los problemas, claro.

Su crecimiento profesional y social la hace entrar en conflicto con su pareja y sus amigos, que no pertenecen al ámbito donde ella se mueve ahora. El absurdo guión podría funcionar, de hecho lo hace, cuando se centra en la comedia y en sus amigas. Los momentos disparatados son más fuertes que los emotivos y la película se apaga cuando se inclina hace estos últimos. Lo que Maya se demuestra, y nos demuestra, es que la inteligencia, el sentido común, la generosidad, son cosas que valen más que los estudios universitarios. Una propuesta un poco populista y simplona, pero acorde a las ideas de un cine que rápidamente se pone del lado de la heroína del film. Por momentos la película parece un capítulo de The Apprentice, lo que tampoco debe ser tomado como un gran elogio, porque esto es un largometraje y no un reality.

El final, lejos de conmover, es bastante ridículo. Podría haberse hecho un final ridículo y emocionante, pero lo que pasa es simplemente no funciona. Si les gusta Nueva York, la película está completamente filmada allí y la ciudad de luce. Algo es algo.

El Prode de los Oscars