Dragon Ball Super: Broly

Crítica de Santiago García - Leer Cine

Dragon Ball Super: Broly demuestra la vigencia absoluta del manga creado por Akira Toriyama, convertido en uno de los animé más famosos del planeta. Con Dragon Ball Super Toriyama volvió al ruedo con nuevas historias y estas se extendieron inmediatamente a la animación. Esta película estrenada ahora responde a estas obras recientes. La respuesta en taquilla de este nuevo estreno deja en claro que no necesita hacer un gran esfuerzo por conseguir que sus seguidores sigan siendo fieles, solo restaría saber si alguien que jamás escuchó hablar de Dragon Ball se acerca al cine. Tal vez el culto le alcanza y le sobra, pero aun así, esta película está hecha con la suficiente habilidad como para ser entendida por cualquier espectador que nunca antes haya visto una sola imagen de estos personajes y su universo.

Claro que entender la historia no es entender todo. El humor es lo más difícil de entender, por ejemplo. Aunque hay muy buenos momentos de humor, hay chistes que solo pueden ser entendidos por los que conocen en serio a los personajes y su mundo. Pero hay que insistir en que los buenos chistes están y son universales. Incluso mi consejo es que para aquel que nunca haya visto un animé en su vida, esta película puede llegar a ser una fiesta. Entre la confusión que puede generar ese verosímil no solo de la animación japonesa, sino de Dragon Ball en particular. El animé en general es tan enorme y abarcador que hay que dedicarle muchísimo tiempo para poder entenderlo y disfrutarlo a pleno. Una vez más, la película que se estrena hoy es de las más generosas que se hayan hecho en lo que respecta a su vínculo con el espectador. Y si alguien quisiera ponerse al día, la mala noticia es que le puede llevar mucho tiempo, así que mejor agradecer esta narración más abierta.

La película cuenta el origen de sus protagonistas, bien al uso del cine actual con los superhéroes. Este relato está bien construido, es muy didáctico y también sirve para comprender mejor a los personajes. Esta primera parte de la película permite que el espectador se familiarice con el universo y sus características, lo que le permitirá luego comprender mucho más la segunda parte, un festival de peleas espectaculares y momentos de muy logrado humor. Es posible que no cambie el mundo de aquellos que siguen a Dragon Ball desde siempre ni que tampoco se acerque alguien nuevo, pero para los que quieran saber. Goku, Vegeta y Broly no defraudan, e incluso sorprenden. El éxito de la película augura Dragon Ball para rato.

El Prode de los Oscars