3 rostros

Crítica de Paraná Sendrós - Ámbito Financiero

¿Cómo entablar allí un diálogo y comprender lo que pasó? Lo curioso es que, pasada la primera impresión, no parecen mala gente. A su manera son respetuosos, hospitalarios, más o menos tranquilos. Sólo que la chica les parecía un parásito presumido. Pero el único loco a la vista es el hermano, al que los padres siempre alejan de toda discusión. También lejos vive una viejita, repudiada porque hace tiempo fue actriz y bailarina. Paradójicamente, todos admiran a la actriz que viene ahora. Es que la conocen de la televisión.

Ella es Benhaz Jafari (“Pizarrones”, de Samira Makhmalbaf) haciendo de sí misma. Su amigo es Jafar Panahi, al mismo tiempo realizador de la película que estamos viendo. Él siempre defiende los derechos de las mujeres iraníes. Lo hizo en dramas como “El círculo” y en comedias como “Offside”. Ahora empieza esto como drama de denuncia, pero de a poco lo convierte en amable pintura de personajes y costumbres. Es que nació en esa zona, esos son sus paisanos. No los odia ni los desprecia, y ahí está también el placer de la película, rica en su tranquila sencillez. La viejita mencionada es Shahrzad, nacida Kobra Saeedi, que llegó a directora en 1979.

El Prode de los Oscars